Toei y los fans de Dragon Ball pierden en el tema de las proyecciones en América Latina

  • Aunque Toei Animation tiene el derecho total a prohibir la reproducción de sus contenidos, esa acción va en detrimento de sus fans, sus productos… y por ende de su negocio.

  • La pirateria en el caso de Dragon Ball es producto de una mala estrategia de negocios de distribución. Y aún con ese problema se podría sacar ventaja… pero no, gracias.

  • Con sus limitantes… Crunchyroll termina siendo el único que entiende al animé como un producto global.

Un fenómeno muy poco común se comenzó a gestar debido al interés en diversos puntos de América Latina para proyectar los últimos capítulos de Dragon Ball Super, la serie animada que llega a su fin en Japón y que varios fans siguen en este lado del continente a través de plataformas como Crunchyroll o mediante páginas cuya distribución no es autorizada.

Pero la oficina de Toei Animation en América Latina ha manifestado su rechazo a este tipo de eventos e invitó a los fans a seguir la serie mediante las plataformas legales.

En este artículo de opinión te diremos por qué creemos que tanto Toei como los fans son los que salen perdiendo por esta decisión que es el resultado de una mala gestión en la distribución de sus contenidos al no contemplarlos como un producto global.

20180313-dragonballsuper02.jpg
Los fans de Dragon Ball están muy interesados en ver el final Dragon Ball Super en plazas públicas de América Latina

STATEMENT INICIAL: En este artículo de opinión no apoyamos la pirateria como tal, pero explicamos las razones de cómo una empresa puede utilizarla para beneficio de su negocio, en lugar de cerrarse a ello argumentando temas que se pueden considerar como “mitos urbanos”.

EL PROBLEMA DE RAÍZ: UN PRODUCTO GLOBAL QUE NO ES GLOBAL

Es extremadamente raro que una empresa tan grande de contenidos audiovisuales como Toei aún no entienda la manera en cómo se distribuye los materiales en un mundo conectado. Netflix ha demostrado con sus series originales (tanto live action como animación) que se puede tener un producto de alta calidad con trabajo de doblaje y subtitulaje a varios idiomas y que se distribuye con una estrategia global, es decir, se estrena en todo el mundo en la misma fecha.

20180313-dragonballsuper03-castlevania.jpg
Castlevania es una serie animada estrenada a nivel mundial con doblaje y subtitulaje en varios idiomas desde el primer día

¿Es esto imposible para Dragon Ball? Obviamente no, la cosa es saber hacerlo y Toei Animation ha demostrado incapacidad de poder ofrecer un producto global, aunque Crunchyroll ha hecho un esfuerzo por transmitirlo subtitulado en varios idiomas pocas horas después de su transmisión por la televisión local de Japón.

CRUNCHYROLL: EL PARCHE (A MEDIAS) PARA HACER UN PRODUCTO GLOBAL

El ofrecer los capítulos de Dragon Ball Super, así como de varias animaciones, casi al mismo tiempo que su emisión en Japón es, sin duda, un logro por parte de Crunchyroll que no se veía cualquier época previa. Los fans tenían que esperar meses o años para poder lograr ver en televisión de paga o abierta este tipo de contenidos.

20180313-dragonballsuper04-CRUNCHYROLL.jpg
Crunchyroll emite los capítulos de Dragon Ball Super después de su emisión en la televisión japonesa

Sin embargo, la solución… aunque muy buena, aún sigue quedando corta ante la demanda global (y eso queda demostrado en el caso de las proyecciones de Dragon Ball)  y es que las productoras japonesas siguen pensando en su contenido como un producto local que posteriormente se exporta, cuando la realidad es que esos mismos productos viajan a otras latitudes con una gran rápidez gracias a las redes.

Temas como el fandub y la pirateria existen para cubrir esa falta de visión global del producto.

LAS PROYECCIONES ILEGALES: FALTA DE VISIÓN DE NEGOCIOS

Ok, ya tienes un producto en el mercado con fallas para atender a un mercado global y te enteras que se encuentran organizando eventos para celebrar tu contenido ¿Qué haces? ¿Prohibirlo? Suena como una buena idea ¿no?

20180313-dragonballsuper05.jpg
Anime como producto global… ahí es donde Toei Animation ha fallado en su visión de negocios

Sin duda la postura tomada por Toei obedece a la protección de acuerdos de distribución en plataformas en línea y televisoras, pero va en contra de su propio producto y es que, hablando del caso específico de Dragon Ball Super, los fans se encuentran ávidos de consumir los últimos episodios y acepta entrar en entornos comerciales que le permitan disfrutar del momento. ¿Qué demonios le estás haciendo a los fans Toei? ¿Por qué no estás ahí vendiendo tu producto? ¿Por qué tienen que hacerlo terceros a los que llaman piratas?

¿LA PIRATERIA AYUDA O DESTRUYE LOS NEGOCIOS LEGALES?

Ya habíamos tocado el tema de Angry Birds, Nike y WWE que son tres ejemplos de lo que una empresa puede o no hacer en relación a la pirateria y cómo se podrían realizar negocios o tomar estrategias para hacer un producto exitoso… si quiere profundizar en este tema te recomendamos nuestro artículo: PIRATERIA EN WWE: DE PROBLEMAS A OPORTUNIDADES DE NEGOCIO

20180313-dragonballsuper06.jpg
Diversas entidades de gobierno alrededor de América Latina convocan a jóvenes a la proyección de los últimos capítulos de Dragon Ball Super aunque no tienen autorización

El tema con Toei no debería ser diferente… si ya tienes el problema de que terceros están organizando eventos para transmitir el capítulo 130/131 de Dragon Ball Super, lo mejor que podrías hacer es lo que intenta hacer Crunchyroll que es tratar de legalizarlo y hasta poder invitar a tus socios de negocios para participar, en el caso de Toei, en México tiene a Panini Comics y Namco Bandai.

20180313-dragonballsuper07.jpg
Toei podría aprovechar el momento de Dragon Ball Super en América Latina para generar un mejor negocio en la región

Si a eso le agregas empresas ajenas a Dragon Ball pero interesadas en eventos masivos, puedes obtener apoyo de marcas comerciales que son indispensables en cualquier otro evento que ofrecer apoyo económico para crear ese negocio.

Pero todo lo anterior no es negocio de Toei… aunque debería, es más… sin siquiera mover un dedo para ello, los medios de comunicación y los asistentes se vuelven embajadores del producto que aumenta su valor por ello para realizar mejores negocios ante las distribuidoras.

TOEI ANIMATION Y LOS FANS PIERDEN… LAS DISTRIBUIDORAS NO.

Por no querer que alguien saque unos centavos de tu producto mediante un evento aislado (que se repite por diversos puntos de América Latina), terminas por dejar pasar la oportunidad de cosechar una fortuna porque no pensaste en un principio en hacer un producto global… y aún con el problema encima de la alta demanda, tampoco se aprovecha la hambre de los fans.

Si hoy existieran las licencias para proyección en eventos masivos también se estarían echando dinero a la bolsa, pero no lo quieren, no tienen la capacidad de hacerlo o tienen miopia empresarial… cualquiera de las anteriores Toei Animation y los fans pierden… y podría ser que los únicos que no necesariamente pierden sean las empresas distribuidoras.

20180313-dragonballsuper08.jpg
Crunchyroll es la única empresa que entiende a Dragon Ball Super como producto global

No debemos dejar de mencionar que Crunchyroll ha manifestado que está trabajando para legalizar las proyecciones, no sabemos si es de su competencia, pero al parecer son los únicos que entienden el negocio de un producto global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *